equipos

Gestión de equipos Remotres.me orientados a resultados

Paul Dedyn, CEO Remoters

La capacidad de contratar y gestionar equipos remotos se está convirtiendo en una ventaja competitiva para el e-commerce. Cada vez más, los talentos altamente calificados prefieren trabajar de forma remota para lograr un mejor equilibrio entre su vida laboral y personal.

Antes de establecer los KPIs (Key Performance Indicators) claves para tu negocio, es importante comunicar al equipo cómo piensas hacer un seguimiento de su performance

En este sentido, es fundamental asegurar una comunicación clara sobre proyectos en los que trabajarán los colaboradores remotos, manteniendo al mismo tiempo la libertad y el espacio individual de gestión. 

El primer paso es entonces establecer los objetivos SMART (específicos, medibles, alcanzables, realistas y con fecha límite) de tu equipo

Los pilares del trabajo en equipos remotos

Una vez definidos los objetivos SMART, es importante definir y cuantificar tres habilidades clave para el trabajo remoto: 

1. Autodisciplina (capacidad de trabajar sin control directo).

2. Habilidades de comunicación (capacidad de comunicarse efectivamente con el gerente y con los clientes).

3. Habilidades de aprendizaje (capacidad de seguir las instrucciones y aprender cosas nuevas rápidamente).

La Autodisciplina puede cuantificarse al establecer una fecha/hora determinadas para la entrega de una tarea. 

Sin embargo, una exitosa gestión del trabajo en equipo va más allá de obtener respuestas rápidas. La tarea, además de entregarse a tiempo, debe tener la calidad esperada. Y aquí podemos tener distintos resultados. 

En el mejor de los casos, todo funciona como esperamos; y también puede ocurrir que la tarea se entrega a tiempo, pero la calidad no es la esperada. Entonces aquí necesitamos indagar las causas: ¿Los requisitos no estaban claros? ¿El profesional no tenía suficientes habilidades o no le dedicó suficiente tiempo?. 

En el tercer caso, la tarea no se entrega a tiempo, pero la persona se comunica para informar que tuvo inconvenientes (falta de tiempo o de claridad en las consignas). Por último, está el caso en que la tarea no se entrega a tiempo y la persona no se comunica para informarlo. Este es el más complicado para revertir y mejorar. 

En cuanto a las habilidades de aprendizaje, es importante evaluar en qué medida los colaboradores pueden seguir instrucciones previamente establecidas y encontrar soluciones creativas a los problemas. 

Dinámicas de procesos 

Más que un seguimiento de las tareas, medir la performance de los equipos remotos es un proceso continuo de evaluación y retroalimentación. Estas evaluaciones periódicas ofrecen a los trabajadores la oportunidad de re aprender y mejorar su rendimiento, y ayudan a las empresas a elevar la calidad de sus servicios a los clientes. 

Aquí es importante implementar buenas dinámicas de procesos. Se trata de actividades para fomentar la cooperación en la empresa. Pueden ser juegos o retos que se plantean a los colaboradores con el fin de proporcionarles las habilidades, la capacitación y los recursos que necesitan para poder trabajar en armonía.

A la hora de gestionar equipos remotos, lo importante es orientarse a los resultados más que horas cumplidas. Esto exige una comunicación constante y transparente, la generación de confianza y metodologías de trabajo. Sobre todo considerando distintos equipos en distintos husos horarios.

Impactos: 11