e-commerce

Catálogos de productos: 6 buenas prácticas para optimizar tu e-commerce

Paul Dedyn, CEO – Founder, Remoters.me

¿Sabías que el 40% de los consumidores ha devuelto sus compras en línea porque los detalles de los productos no coincidían con lo que habían recibido?

¿Y qué el 30% de ellos ha abandonado su carrito debido a la falta de descripciones de los productos?

Una vez más, los datos marcan la diferencia. La información que brinda el estudio de RetailDrive sobre el impacto negativo que tiene en las ventas, un catálogo de productos incompleto o deficiente. Especialmente en las ventas digitales, para todo e-commerce es clave tener un completo y actualizado catálogo de productos. Es más que una herramienta meramente informativa: transmite datos técnicos, emocionales y orientados al usuario. Incluye descripciones, atributos, imágenes de calidad, CTAs y actualizaciones periódicas de las características de los ítems que vendes.

Tener un catálogo claro, detallado, bien gestionado y actualizado garantiza que los usuarios encuentren tus productos. Además, te posiciona a ti como líder en tu sector y genera confianza y fidelización con tus clientes.

Teniendo esto en cuenta, a continuación te mostraré 6 buenas prácticas, que utilizamos con los equipos de Remoters.me, para que tus catálogos te ayuden a aumentar tus ventas.

Etiquetar y clasificar tu catálogo.

El objetivo es ayudar a tus clientes a navegar fácilmente por tu catálogo de productos digitales, ofreciéndoles la opción de filtrar, refinar y ordenar la información. La clave es hacerlo desde la perspectiva del usuario, considerando cómo piensa en el producto y cómo busca la información. Por ejemplo, si hay una tendencia a buscar una prenda de vestir en función del material con que se confecciona, tendremos que asegurarnos de no limitarnos únicamente a la talla y el color. Es aconsejable incluir todos los conjuntos de atributos necesarios. Por ejemplo, si vendemos alimentos, incluir “vegano”, “sin gluten”, “sin azúcar agregada”, etc. Por otra parte, hay que buscar la coherencia y consistencia: utilizar siempre las mismas unidades de medidas (pulgadas o centímetros, no ambas) y denominaciones (“mediana”, “M”).

Poner el foco en las imágenes para dar vida a tus productos.

Como el entorno virtual no dispone de una exposición física de los productos, las imágenes deben mostrar valores esenciales como la textura, la calidad, el color o la calidez. Por eso, el trabajo y el retoque de las imágenes es una de las tareas más importantes de la curación de catálogos. Hay que asegurarse de que las imágenes sean grandes, de alta resolución y que destaquen las características clave del producto.

Según InlineVision, el área más relevante de cualquier página de producto es la imagen. Las buenas imágenes pueden aumentar la tasa de conversión de tu e-commerce hasta en un 30%.

Asegúrese de que sus imágenes sean grandes, de alta resolución y que destaquen las características clave del producto. No olvides que recordamos el 80% de lo que vemos. (Y solo el 20% de lo que leemos).

Incluir contenidos generados por los usuarios (UGC)

Para que todo lo que digas sobre tus productos sea más creíble, deja que sean las personas normales (tus clientes) quienes lo digan. Es decir, haz que tu catálogo de productos sea más social. Con el crecimiento del Social Commerce, el User Generated Content (UGC) tiene cada vez más relevancia e impacta directamente en tus ventas. La gente se conecta más con una persona de carne y hueso con la que se pueden identificar.

Para ello, puedes pedirle a tus clientes que envíen fotos utilizando tus productos. Por ejemplo, si tu empresa vende muebles, pide a sus clientes imágenes de cómo quedan sus espacios después de usar tu producto (e inclúyelas en la ficha del mueble).

Apostar a contenidos multilingües.

Ya sabemos que el e-commerce es, cada vez más, un negocio global y sin fronteras. Estás a un clic de tu cliente, esté donde esté. Y no hay mejor manera de llegar a los clientes de otros países que hablando su idioma. Cuantos más idiomas emplees, más podrás conectar con ellos y posicionarte en los buscadores usando palabras clave en otras lenguas.

Integrar estrategias de upselling y cross-selling.

Sugerir productos relacionados en tu catálogo es una forma sencilla de aumentar el valor medio de tus pedidos. La clave es tratar de pensar en la experiencia de compra. Por ejemplo, si una persona está buscando una nueva cámara, es habitual que le sugieran también una batería, una tarjeta de memoria y un estuche para acompañarla. También puede proponer productos alternativos para tentar a tu comprador a comprar una cámara de mayor calidad, o para animarle a seguir navegando en caso de que no haya encontrado todavía el producto exacto que busca.

Implementar actualizaciones constantes.

Sabemos que los ciclos de vida de los productos son cada vez más cortos, por lo que la actualización de la información tiene que ser más frecuente. Si estamos mostrando la información de nuestros productos en varios canales, es importante centralizar y sincronizar todos los dispositivos a la vez.

Si utilizamos un catálogo de productos offline además del catálogo en línea, debemos pensar en cómo hacer que ambos catálogos se complementen. Por ejemplo, el offline puede servir como una visión general del producto de fácil lectura para una amplia comprensión y decisiones rápidas; mientras que el catálogo online puede servir como un centro de información de producto extenso y actualizado para profundizar y comparar productos.

Estas son 6 buenas prácticas para que tus catálogos sean completos, informativos y cautivantes.

Es una de las mejores maneras de asegurarte de que tus clientes actuales y potenciales se sientan cómodos comprando en tu e-commerce. A fin de cuentas, quieres que tus visitantes confíen en su empresa y hagan compras frecuentes, y eso lo lograrás con información de calidad, precisa y actualizada.

Impactos: 15